El primero en caer fue Grecia, con una mala actuación de su gobierno y un despilfarro de recursos públicos que se acentuaron con los preparativos de los Juegos Olímpicos Atenas 2004. La crisis comenzó a golpear a la república helénica después del descalabro de Wall Street, el quiebre de Lehman Brothers y la crisis económica norteamericana de 2008 (de la cuál, los que vivimos en esa región, ya vamos saliendo). Las malas gestiones llevaron a un callejón sin salida que ahorcó a los líderes de la pequeña república mediterránea  el caos cundió y en 2010 se desataron protestas multitudinarias en Tesalónica, Atenas y otras grandes ciudades de la república. La troika, aquel mecanismo que convirtió a las empresas de la antigua Alemania Oriental en un catálogo de 100 páginas en los noventas, reapareció proponiendo medidas económicas exigentes y asfixiantes al parlamento a cambio de en una década o dos poder volver a tener una economía sana.
Después de una larga temporada de despilfarro del anterior gobierno del presidente Karamanlís, llegó al poder en 2009 el economísta Yorgos Papandreu que prometió estabilizar a Grecia a cambio de “sacrificios”. Este primer ministro realizó los sacrificios, se hicieron recortes severos, se despidió a miles de personas, se cerraron cientos de hospitales públicos, se recortó derechos a sindicatos y redujeron las pensiones… pero no logró estabilizar la situación, sólo la empeoró. En 2011, se temió un golpe de estadopor parte de los militares (sería el primero el la Unión Europea), las protestas se incrementaron, comenzaron los suicidios por parte de personas que ya no podían pagar sus deudas, la desesperación empezaba a crecer. En noviembre de ese año 500 000 personas protestaron ante el parlamento exigiendo la renuncia de Papandreu, y el día 11 de ése mes éste se las concedió, renunció y dejó de encargado al tecnócrata Lucas Papademos.
Papademos aprobó en febrero de 2012 las medidas recomendadas por la tróika en medio de fuertes protestas en las calles y la expulsión de casi 100 diputados (de los 300 que forman el parlamento) que se negaron aprobar las medidas económicas, un año después de aprobar esas medidas, Grecia sigue en la crisis, y peor, los suicidios han aumentado: lo que antes eran rarezas ya es algo que sale en las portadas de los periódicos casi todos los días. Hoy Grecia es la peor economía de la UE.
Y el virus se expandió. La crisis afectó a Irlanda en 2009, las grandes protestas, la policía y fuerzas armadas no se hicieron esperar en las calles de Dublín. Para intentar rescatar la economía el gobierno liquidó, y unificó diversos bancos, pero no funcionó y los grandes bancos se declararon en bancarrota. El gobierno dimitió en 2011 y se llamaron a nuevas elecciones. Al igual que Grecia, Irlanda tuvo que ser rescatada por el BCE (Banco Central Europeo).
Y continuó el “gusanito” de la crisis su viaje europeo, llegó a la península ibérica, amenazando España y envolviendo a Portugal, la siguiente victima. La crisis golpeó a partir de 2009. Se daban las mismas acciones que en Grecia e Irlanda (protestas, suicidios…) en contra de las medidas aplicadas por el primer ministro Sócrates para intentar amainar la crisis, pero no resultaron, las medidas se aplicaron… y al igual que las anteriores víctimas, no resultaron. También el gobierno dimitió en 2011 y se llamaron nuevas elecciones, se aprobó un rescate y un año después… siguen en la crisis.
Y después de la “cálida” bienvenida a Portugal al club de los rescatados, la crisis empezó a golpear con fuerza a España. El reíno peninsular y mediterráneo se vio afectado por una crisis inmobiliaria en 2009, que a su vez llevó a diversas quiebras de bancos. La crisis empeoró, y España necesitaba un rescate, el gobierno socialista se vio presionado y obligado a adelantar las elecciones. Y perdieron, el pueblo eligió alPartido Popular (de derecha) que prometió sacar a España de la crisis. El nuevo gobierno, para disminuir los problemas de las cajas de ahorro y bancas menores las unificó en un nuevo banco, Bankia. Pero este nuevo banco empeoró la situación, ya que se llenó de bonos basura, e incluso se reportó actos de corrupción por parte de sus integrantes.
Bancos grandes se vieron en problemas (BBVASantanderLa Caixa) y las protestas contra los recortes que ya se daban desde el anterior gobierno aumentaron, los sindicatos salieron a las calles, la gente común salió a las calles. Aumentaron los desahucios, osea, los desalojos a las personas que ya no podían pagar sus hipotecas y perdían sus hogares, la gente era botada a la calle. Aumentaron los suicidios, al igual que Grecia y comenzaba a ser común oír casos de suicidios por culpa de la crisis. En Junio de 2012 el gobierno español solicitó a Bruselas un rescate… meses después, España sigue en la crisis.
Y después de dos penínsulas, el “virus-gusano” no estaba satisfecho y fue por una tercera, la de la bota, donde se localiza Italia. La crisis golpeó a ese país, si bien la crisis no ha impactado tanto como a las anteriores víctimas, en Italia también hubo protestas, además el primer ministro (Silvio Berlusconi) dimitió, pero no por la crisis, sino por sus escándalos personales (tráfico de influencias, acusaciones de prostitución, etc.). El gobierno fue liderado luego por Mario Monti, un economista que tenía la tarea de rescatar a la Reppublica de la crisis. Se aplicaron recortes y reformas severas, pero no lo logró. Desde el primer mes de 2013 se empezaron a dar casos de suicidios en ese país por culpa de la crisis, todavía no son tantos como en otros países pero van en aumento. Y como han de adivinar, Italia sigue en la crisis.
Con estos países en crisis el euro se tambaleó. Grecia llegó a plantearse abandonarlo y regresar aldracma (su antigua moneda), algunos propusieron lo mismo en España (volver a la peseta). Y el euro se volvió una moneda volátil en los mercados internacionales. Este grupo de países fue apodado por economistas en 2012 como PIIGS (o cerdos en español) cuyas siglas las integran los países en crisis con su nombre en inglés (Portugal, Ireland, Italy, Greece and Spain).
Y en éste 2013 dos nuevos integrantes se unieron a éste grupo. Chipre comenzó su crisis mientras el mundo se preocupaba por lo que ocurría en la península coreana. Ésta pequeña isla en el mediterráneo, más cercana geográficamente a Asia que a Europa comenzó a verse afectada por las malas acciones de sus bancos y su gobierno. Varios bancos se declararon en Bancarrota, el gobierno liquidó a uno de los dos grandes y mantuvo a otro, se realizó el primer “corralito” de la historia de la UE, osea se retuvieron los ahorros y dinero de la gente depositada en los bancos, hace poco se aprobó el rescate a esta pequeña nación, que comienza su camino en la crisis.
Ayer comenzó a sonar un nuevo integrante, su gobierno lo niega pero los economistas ya lo aseguran,Eslovenia. Éste vecino de Italia se encuentra al borde de la crisis (en la que ya se encuentra su principal socio). Será rescatada o no, a gente protestará o no, la situación será tranquila o inestable, lo conoceremos pronto.
Por cierto, se cree que el próximo en la lista sería Hungría, pero ya luego sabremos.
Anuncios