Portada Japonesa del libro

“Desde julio de su segundo año universitario, hasta enero del año siguiente, Tsukuru Tazaki vivía casi todo el tiempo pensando solo en morir” (Primera línea de la novela 色彩を持たない多崎つくると、彼の巡礼の年)

Porque no sólo de política e historia vive el periodista, hoy dedicaré esta columna a la literatura; en especial, a la Japonesa. Hoy no hablaré de guerras, crisis ni elecciones.

El día de hoy salió a la venta la nueva novela de Haruki Murakami (escritor japonés contemporáneo, del que me declaro fan) titulada Shikisai wo motanai Tazaki Tsukuru to, kare no junrei no toshi. Ésta novela trata sobre un arquitecto de 36 años que trabaja en la construcción de nuevas líneas de metro en Tokio. Recordando sus años de juventud y a sus antiguas amistades, él inicia una especie de peregrinaje hacia su ciudad natal a las afueras de Nagoya.

Al terminar la preparatoria, Tsukuru, el único “descolorido” de su grupo de amigos (ya que todos ellos tenían un kanji de color en su apellido), se va a Tokio para estudiar lo que él desea, pero al poco tiempo empezó a notar un rechazo incomprensible por parte de sus antiguos amigos, lo que provoca en él una profunda sensación de perdida y aislamiento, que le llevaría a pensar cosas incluso algo alocadas.

Preocupado por ese pasado, el protagonista decide realizar ese “peregrinaje” para tratar de encontrar el motivo de ese rechazo inhóspito, y mediante esa búsqueda personal lograr devolverle el sentido a su existencia.

Esta novela contiene ese elemento de misticismo, curiosidad y reflexión que contienen varias de sus novelas. Haruki Murakami, desde los años 80 se dedica a escribir sobre el Japón contemporáneo, mostrando la vida en Japón desde un punto de vista muy diferente a como lo veríamos en animaciones o lo que comúnmente nos solemos imaginar sobre Japón.

El único libro que tengo en formato físico del autor, está en Inglés (y aún le debo a un amigo que me lo trajo)

La muestra de un modo más humano, sus textos nos hace sentir, mientras los leemos, como un japonés más. Nos hace querer visitar lugares que parecerían comunes pero que no lo son. Nos hace recordar cosas de nuestro pasado, reflexionar sobre nuestro presente y creer en nuestro futuro… sin caer en frases tontas o absurdas como lo harían los libros de autoayuda.

Nos hace ver que la vida en nuestro país y en Japón es muy parecida en muchas más cosas de las que nos imaginamos, a su vez que nos hace querer conocer más las cosas que diferencia a Japón del resto del mundo. También suele incluir fantasías que en algunos casos nos envuelven tanto que nos hace sentir como si eso fuera la realidad y nosotros la fantasía.

No nos mostrará un Japón lleno de androides y robots en cada esquina como nos imaginaríamos, ni uno donde todos sepan karate, usen kimonos y coman sólo sushi las 24 horas. Nos mostrará la realidad del Japón actual. Muchos intelectuales en Japón le critican por considerar su literatura como Pop, osea, para adolescentes y jóvenes.

Si bien, él no es el mejor exponente del Japón (ya que podríamos mencionar a otros como el nobel Kenzaburo Oe), él es que mejor nos refleja al Japón contemporáneo, sin caer en exageraciones del modo de vida, en la actualidad. Una muestra de ello es que ha conseguido que hoy en día atraer a más lectores en el mundo a leer la literatura japonesa, que antaño no ha tenido un gran número de seguidores en occidente.

Algunos de los libros que tengo en formato digital (están en Español, Inglés, Catalán y Alemán)

Trataré de conseguir el libro y leerlo, o esperaré a 2015 o 2016 a que salga una traducción al inglés o español, para luego escribir un resumen de él. Espero ésta columna les sirva para que sientan curiosidad de leer alguna obra de Murakami o de algún escritor japonés.

じゃな~また今度!
Tsubasa García
twitter: @tsunakata

Anuncios