No había querido escribir algo sobre las elecciones del 7J antes de ellas ya que no me sentí capaz de informar con imparcialidad sobre dicho proceso. Hablar sobre las elecciones antes de que ocurriesen sería hablar de cosas muy espinosas y conflictivas. Ya que han pasado las elecciones, que se han elegido a los nuevos dirigentes del futuro de millones de mexicanos en 15 estados, puedo hablar con más tranquilidad de esto, sin que realmente afecte la capacidad de elección de cada uno.
 
Está por demás decir que tampoco escribí sobre estas elecciones porque no quería sonar como los medios locales, donde la mayoría mostró un fuerte apoyo por el PRI o como El Mañana que mostró un fuerte apoyo por el PAN. Como aspirante a periodista, he de decir que esos hechos (de ambos bandos) son reprobables, uno no puede escribir sobre política si apoya claramente a alguno de los participantes en un evento. Eso es periodismo verdadero. A quién me preguntaba a modo personal les respondía a qué candidato yo apoyaba, pero en columnas públicas nunca mencioné cual partido elegí e incluso yo siempre promoví la frase “Vota por el cuál tú creas que cambiará la ciudad pero vota”.
 
Los medios (en ambos lados) reciben un tache de mi parte, no informaron con imparcialidad sobre los hechos. Las encuestas estuvieron, en algunos casos, sesgadas. Tanto que ni siquiera midieron algo que impactó a la prensa independiente ayer y hoy en Tamaulipas; un partido minoritario (Movimiento Ciudadano) incrementó su tamaño, es ahora tercera fuerza política y estuvo a punto de ganar la alcaldía de Cd. Victoria, que Nueva Alianza creció en algunas zonas del estado o que el PT y el Verde se salvaron por un pelo de desaparecer. Estos son tan solo unos ejemplos de que los medios no reflejaron -totalmente- el sentir del electorado.
 
Bienvenido el Cambio
 
Hay alternancia en Nuevo Laredo, Matamoros, Miguel Alemán y Mier. El PAN recupera la alcaldía de Matamoros y ellos tienen su primera alcaldesa. En el caso de Nuevo Laredo se rompió con una hegemonía casi kafkiana del PRI en la ciudad que duro 38 años en el poder. En 1978 Carlos Cantú Rosas, candidato del PARM, fue el primer presidente de esta ciudad que no pertenecía al PRI. Casi 4 décadas más tarde su hijo Carlos Canturosas Villareal, de la mano del PAN logró de nuevo ser otro presidente municipal, que con un partido de oposición, gobernará desde el palacio municipal.
 
La campaña en esta frontera fue muy sucia, todos se culparon de todo, pero al final la tan ansiada, y pronosticada alternancia llegó, pero ganaron porque el pueblo estaba harto, y el partido en el poder ya les había fallado mucho. Mientras tanto los pueblos de Miguel Alemán y Mier, azotados por la violencia y casi abandonados por el gobierno estatal decidieron no dejar que continuara el PRI en el poder, según ellos, por su ineficacia. Además obtuvieron 6 diputaciones directas en el congreso, cosa nunca antes conseguida.
 
El PRI y su victoria agridulce
 
Sin duda alguna, uno de los motivos de celebración del priísmo en Tamaulipas es que arrasaron. Sí, tal como lo oyen. El PRI en Tamaulipas arrasó, gobernarán 35 de los 43 municipios de Tamaulipas (entre ellos Reynosa, Cd. Victoria, Tampico y Cd. Madero). Le arrebataron la alcaldía al PAN en Tampico. Además recuperaron Camargo (el único municipio que era gobernado por el PRD). Lograron 16 de los 22 diputados electos del congreso, y mantienen su mayoría en este.
 
Pero en el fondo, todo esto es una victoria agridulce ¿Por qué? Porque aunque son mayoría en muchos aspectos el PAN acortó distancias con el PRI, y le arrebató dos ciudades muy importantes y pobladas. Además de que la capital la estuvieron apunto de perder ante un partido minoritario (Movimiento Ciudadano), cosa que ningún analista había previsto. Si las cosas siguen así, en 2015 y 2016 el PRI Tamaulipas se verá en un aprieto y podría ser que las elecciones a gobernador de 2016 sean las más competidas en décadas.
 
El PAN o incluso la izquierda (si es que Movimiento Ciudadano aumenta de tamaño y su cambio a Morena no le afecta) podrían ganar la gobernatura. Y si el PRI llegase a ganar de nuevo, que tampoco se descarta, no sería con resultados tipo 60-30 del 2010, sino unos con no más de 5% encima del contrincante.
 
La izquierda: unos bailan, otros lloran
 
La izquierda en Tamaulipas llegó dividida a esta contienda. No llegó en forma de la coalición PRD-PT-MC a la que nos tenía acostumbrado en elecciones pasadas. La intención del PRD de aliarse con el PAN, y las diferencias entre el PT y MC, llevó a estos tres partidos a lanzarse cada uno por su cuenta a estas elecciones.
 
El baile fue para MC que logró obtener el lugar de tercera fuerza política en gran parte del estado, e incluso estuvo a punto de ganar la alcaldía de Victoria y obtuvo más de 100.000 votos en todo el estado. No lograron ningún puesto de elección directa, pero de manera proporcional volverán a entrar al congreso estatal, y serán el partido de izquierda más importante del estado, a pesar de que todos los analistas, incluyéndome, los dábamos por muertos y que serían borrados del mapa en esta elección.
 
El llanto es para el PRD y el PT. El PRD no logró amarrar su alianza “salvadora” con el PAN, y sus candidatos fueron ignorados en gran parte del estado, ni siquiera AMLO cuando anduvo por estas tierras los apoyó. De ser los referentes de la izquierda en Tamaulipas, pasarán a ser la quinta fuerza política en el estado. Serán un partido grande a nivel nacional, pero en Tamaulipas, hoy más que nunca serán un partido pequeño más. Perdieron su única alcaldía, ni siquiera se esforzaron por mantenerla, se mostraron apáticos en todo el estado y el pueblo les respondió con apatía.
 
En el PT el llanto fue más fuerte, casi lloraban sangre. Por poco se salvaron de ser borrados del mapa, obtuvieron poco más del 2% de los votos totales en el estado. Al parecer no les funcionó el ir en solitario, ya que fueron más ignorados que el PRD. De hecho casi nadie hablo de ellos. Quizás mantengan su escaño proporcional en el congreso pero no creo que obtengan más. Su salvación sería unirse al PRD o a MC en la próxima elección, porque si van solos… fue un gusto conocerlos por acá.
 
La alianza verde: ayudó a unos y perjudicó a otros
 
Nueva Alianza y el Partido Verde no tuvieron el valor o la capacidad de lanzar candidatos a alcaldías por su propia cuenta, pero en algunos distritos se arriesgaron a lanzar candidatos al congreso. No obtuvieron votos de forma solitaria, pero su alianza con el PRI mostró resultados muy diversos.
 
Nueva Alianza creció como partido en esta elecciones en varias partes del estado, se perfilo como cuarta fuerza política en gran parte del estado e incluso en algunos rozó el tercer lugar. Ellos y MC se pelearán por el título definitivo de tercera fuerza. El crecimiento se debió principalmente a diversos factores: el apoyo del sindicato de maestros, además de que varias personas le vieron como una tercera opción de derecha. De manera directa no obtuvieron ningún puesto a elección, pero de manera proporcional aumentaron de 3 a 4 o 5 sus escaños en el congreso.
 
Cosa distinta es el Partido Verde, les ocurrió lo mismo que al PT, aunque ellos sí se aliaron con un partido grande, el PRI. Se salvaron por poco de desaparecer del mapa. Y según los votos obtenidos deberían obtener un escaño proporcional, pero es posible que obtengan uno o dos más debido a las leyes electorales.

Así, termina este análisis de las elecciones de ayer. La gente ya eligió, los candidatos ya han sido informados y Tamaulipas comienza a adaptarse al nuevo mapa electoral. Ahora nos toca vigilar que los ganadores hagan bien su trabajo y si no, prepararnos para en el 2015 castigar a los partidos que nos fallen. Quizás alguno de ellos desaparecerá en esas elecciones, pero quién sabe.

VOTOS TOTALES A NIVEL ESTATAL:
– PRI 1.005.177
– PAN  834.422
– NA    133.723
– MC   104.403
– PRD    86.894
– PVEM  42.050
– PT      35.261
(Fuente: IETAM)

 

Tsubasa García
@tsunakata
Anuncios