A 50 días  del inicio de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014, les quiero compartir mi experiencia después de haber sido parte de este gran evento por dos días, como reportero, y contarles como fue ese viaje donde pude cumplir mi sueño de ver ese trofeo que se disputarán 32 países, entre ellos México, el próximo verano.

 

A raíz de trabajar para un periódico fuí seleccionado para cubrir la visita del trofeo de la FIFA a la ciudad de Monterrey en febrero pasado, si bien dudé un poco, al final acepté ir, y a partir de aquí comienza el relato.

 

Un grupo de invitados, entre reporteros y personal de la empresa Coca-Cola, quienes organizaron el viaje, llegamos a Apodaca, Nuevo León la mañana del jueves 6 de febrero a las instalaciones del Aeropuerto del Norte donde se esperaba el arribo del avión oficial que traía el trofeo desde Ciudad de Guatemala.

 

Llegamos poco después de las diez de la mañana y la temperatura era baja, estábamos a tres grados centígrados y como la zona era a campo abierto el frío se sentía más fuerte; luego de unos minutos recibimos nuestras credenciales que nos acreditan como prensa.

Bajo temperaturas cercanas a los cero grados, la prensa estuvo esperando el acceso al hangar, entre ellos yo
Bajo temperaturas cercanas a los cero grados, la prensa estuvo esperando el acceso al hangar, entre ellos yo.

Solicitamos nuestro acceso en el módulo que se instaló para atender a los medios y se nos informaba que no podíamos acceder aún pero nos lo harían saber cuando, hasta que casi entradas las once pudimos entrar al hangar privado al que llegaría el avión.

 

En el lugar había representantes de todos los medios, desde periódicos pequeños de varias ciudades de la región como Matamoros, Reynosa o Saltillo, hasta corresponsales de importantes cadenas deportivas como ESPN o Fox Sports, además de agencias como AP y Reuters.

 

Al momento de entrar al hangar el avión ya había llegado, y después de pasar por varias medidas de seguridad se acercó a nosotros, y se abrió la puerta mientras todos esperábamos a que bajara la copa, pero nunca bajó, pues durante las revisiones previas la habían bajado por otra parte y la habían llevado a la parte trasera del escenario sin que pudiéramos verla.

Hacia esa puerta muchos estuvimos viendo pensando que de ahí descendería el trofeo, que fue bajado minutos antes y llevado a otra parte del recinto.
Hacia esa puerta muchos estuvimos viendo pensando que de ahí descendería el trofeo, que fue bajado minutos antes y llevado a otra parte del recinto.

Después entraron un grupo de artistas de batucada que atrajeron la atención de varios reporteros, seguidos de bailarinas de samba que, a pesar de las bajas temperaturas, bailaban con trajes típicos transportándonos por unos segundos a la emoción de estar en el sambódromo de Rio de Janeiro.

Un par de bailarinas entraron para animar el ambiente minutos antes de que el trofeo fuese presentado. Las bajas temperaturas no fueron limitante para que a ritmo de batucada danzaran.
Un par de bailarinas entraron para animar el ambiente minutos antes de que el trofeo fuese presentado. Las bajas temperaturas no fueron limitante para que a ritmo de batucada danzaran.

Minutos después el trofeo fue presentado a todos en el escenario que se había montado en el hangar, pero la prensa estábamos a 20 metros de distancia y sólo los invitados VIP, como políticos y algunos famosos, pudieron estar cerca del trofeo, además de enviados de Televisa y TV Azteca, únicos medios dentro del VIP.

 

El maestro de ceremonias de la presentación fue Christian Martinolli, comentarista estrella de TV Azteca que, después de presentar a los políticos y personajes invitados a la prensa, dio paso a la muestra del trofeo, la cuál fue realizada por dos campeones del mundo: Dunga, capitán de Brasil en Estados Unidos 1995 y Christian Karembeau, campeón con Francia en el 98.

El trofeo fue presentado a la prensa poco después del medio día por dos campeones mundiales: Christian Karembeau y Dunga.
El trofeo fue presentado a la prensa poco después del medio día por dos campeones mundiales: Christian Karembeau y Dunga.

Después de la presentación hubo una serie de preguntas y respuestas, entre las que destacó la pregunta al presidente de la Femexfut sobre el porqué Carlos Vela no quiso ir al mundial, entre otras. Pero bueno, el relato ya es largo, así que seguiré contándolo mañana en una segunda parte.

Anuncios