México se levantó esta mañana con la sorprendente noticia de que Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, líder del Cártel de Sinaloa, se había vuelto a fugar de un penal de “máxima seguridad” 14 años y medio después de su último escape, mientras el presidente de la república se encontraba de viaje en Francia.

La noticia, que en cuestión de minutos recorrió el mundo entero y que en los principales medios del planeta era parte de sus noticias principales, tomó por asalto a más de 112 millones de mexicanos quienes con incredulidad e indignación se enteraban de semejante acto.

El Chapo, se había fugado por primera vez en enero de 2001, bajo la presidencia panista de Vicente Fox, del penal de “máxima seguridad” de Puente Grande, en Jalisco, luego de estar poco más de siete años y medio encerrado después de haber sido capturado en Guatemala en mayo de 1993.

Este hecho demostraría por enésima vez el alto nivel de corrupción que impera en varios de los penales mexicanos de nuestro país, y fue un suceso que marcó la vida política de nuestro país.

Después de ese escape, el que llegaría a ser el hombre más buscado por la DEA y el FBI y que probablemente vuelva a ese puesto en las próximas horas, viviría 13 años más gozando de diversas libertades y estableciéndose en diversos puntos del estado de Sinaloa, al occidente del país.

Y esto fue hasta su captura, por demás dudosa, en febrero del año pasado en un departamento en Mazatlán, Sinaloa, misma fue una muy importante noticia y con la cual el gobierno federal quería demostrar que la justicia y la seguridad estaban aumentando en nuestro país.

Sin embargo todo eso se fue a pique cercas de las nueve de la noche, del pasado sábado, aunque ya mucha gente dudaba que la seguridad hubiese mejorado, cuando ocurriría la fuga en el penal de “máxima seguridad” del Altiplano, en el Estado de México.

Este hecho deja al gobierno federal humillado, pues una vez más un delincuente poderoso pudo escapar de prisión fácilmente, pero además demuestra el poco interés que las autoridades tienen en la búsqueda de este sujeto, pues a pesar del suceso Peña Nieto decidió quedarse con toda su familia en Francia unos días más para el desfile militar del 14 de Junio.

Como moraleja, me queda la frase popular “no escupas para arriba, pues te puede caer la escupida” cuando recuerdo las veces en que notables priístas culpaban a los panistas de la primer fuga de El Chapo, ahora cada quien tiene su fuga.

Anuncios